Lugar común

A propósito del juicio de Liscano sobre Ramos Sucre, habría que estar alerta para no colocarnos en la simple oposición o desacuerdo. Hay que recordar un hecho casi trivial o tautológico: “El disidente” es el lugar o escenario de nuestro conflicto interpretativo. El texto de algún modo tolera, promueve o cede a todas las interpretaciones, incluso las supuestamente irreconciliables. Todas obedecen o habitan esa extraña ley o estructura que las vincula, oponiéndolas, sobreponiéndolas, yuxtaponiéndolas; todas, incluso la que intenta comprender ese conflicto del que participa. Tal comprobación debiera prevenir que reduzcamos nuestra tarea a la mera evaluación de argumentos y pruebas con miras a la toma de partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: