Archivos por Etiqueta: Conversación con la intemperie

Ramos Sucre y Eugenio Montejo en junio

Hoy recordamos una vez más la muerte de Ramos Sucre. También recordaremos, a partir de ahora, que sólo unos días antes murió Eugenio Montejo.José Antonio Ramos Sucre,Eugenio Montejo,Rafael Cadenas Una semana los separará en el calendario de las conmemoraciones literarias. Junio será un mes intelectual y emocionalmente atareado para algunos de nosotros.

Ironía poética: los dos poetas ya están reunidos póstumamente en las páginas de un libro. Conversación con la intemperie fue presentado en Madrid al día siguiente de la muerte de Montejo.

El libro reúne textos suyos, de Ramos Sucre, de Vicente Gerbasi, Juan Sánchez Peláez, Rafael Cadenas y Guillermo Sucre. La selección y prólogo es de Gustavo Guerrero.

En la presentación, Guerrero dijo de Ramos Sucre que es “el raro entre los raros en la poesía en lengua española”, un autor que “reescribe el español a partir del latín y se fija en un paisaje fantasmático que procede del mundo gótico y del mundo simbolista”.

Leamos ahora el final del ensayo de Montejo sobre Ramos Sucre, la “Nueva aproximación a Ramos Sucre”:

Terminaré ahora de modo ortodoxo, relatando un brevísimo sueño. Algunas tribus africanas, según comenta Carl G. Jung, distinguen entre sus sueños aquéllos de significación meramente individual y los que puedan resultar, por sus revelaciones mágicas, de interés para el grupo. Esta visión onírica que ya he contado antes (revista Poesía, núm. 24, Valencia) es cierto no alcanza la importancia de la segunda categoría, ni yo soy, al menos no totalmente, africano. La refiero porque alude al poeta de que vengo hablando. Sucedió en París, hace más de diez años. Había viajado poco antes a Ginebra, en un fallido intento por hallar algún rastro suyo en la ciudad de su muerte. De regreso a París, releí intensamente toda su obra durante varios días. Al finalizar, tarde la noche, vi en sueños cómo la pared de mí cuarto se volvió una larga pizarra verde. De seguidas entró Ramos Sucre y anotó nerviosamente en ella, para asombro mío: —Yo soy Fausto.

* Notas relacionadas: Eugenio Montejo: Nueva aproximación a Ramos Sucre | Aproximación a Eugenio Montejo.