Dialéctica y contrarios en Ramos Sucre

Mefistófeles, antecesor de Hegel, obstinado en ejecutar la síntesis de los contrarios, en equivocar el bien con el mal.

El epígrafe proviene de “La redención de Fausto” y me sirve de pretexto para explorar el manejo de los opuestos en Ramos Sucre. Esto es consecuencia ineludible del descubrimiento del quiasmo en sus textos: no en vano es desde antiguo la figura retórica más invocada a la hora de reunir o conjugar opuestos y contradicciones. (Recuérdese los fragmentos de Heráclito: “El fuego vive la muerte del aire y el aire vive la muerte del fuego; el agua vive la muerte de la tierra, la tierra la del agua”; y también: “Inmortales los mortales, mortales los inmortales, viviendo su muerte, muriendo su vida”; y finalmente éste que no es quiasmo pero de sospechosa afinidad con el final de nuestro epígrage: “Bien y mal son una cosa”.) Demostrar entonces que algunos textos de Ramos Sucre se organizan quiasmáticamente y no examinar la relación de este orden con el manejo de los opuestos sería una omisión imperdonable, casi una contradictio in terminis.

Hay otra razón para explorar el tema. La crítica sobre Ramos Sucre ha señalado repetidamente la filiación romántica de su estética, y como apunta Todorov en su Teorías del símbolo: “Es rasgo propio del espíritu romántico aspirar a la fusión de los contrarios”. Pero a esos señalamientos críticos no los ha seguido, que yo sepa o recuerde, un análisis que determine hasta qué punto tal característica es propia de los textos del poeta, ilustrando, por ejemplo, de qué manera funciona en alguno de ellos. Remediemos, siquiera parcialmente, ese descuido.

Otra razón: el epígrafe muestra que el poeta era consciente del problema; la mención de Hegel y las frases “síntesis de los contrarios”, “equivocar el bien con el mal”, son una clara prueba. También lo es el siguiente juicio:

Algunos dialécticos, enamorados de la idea universal y sin finosomía, reprueban esta manera de expresión, considerándola de humilde origen sensorial, y abogando por la supremacía de la inteligencia, con lo cual insisten en las distintas facultades de la mente humana, que es probablemente una totalidad sin partes.

Varios elementos de una reflexión sobre la dialéctica se vislumbran en nuestras citas: la síntesis de los contrarios, la idea de lo universal, la ambición de totalidad, el trabajo de lo negativo. Ramos Sucre emplea los términos con la seguridad de quien los ha estudiado y meditado. La crítica parece estar, pues, en lo correcto: al poeta le preocupan los contrarios e incluso tal vez anhele fundirlos. Recordemos, sin embargo, nuestro deber de examinar no sólo lo que Ramos Sucre ha escrito sobre los opuestos, sino también lo que hace con ellos en sus textos. Debemos cumplir, por tanto, con una mínima exigencia intelectual: demostrar si el mencionado principio estético estructura o no al menos alguna parte de la obra.

Advirtamos que la tarea sobre el análisis de las contradicciones u oposiciones y su superación debe extenderse a los criterios empleados por la crítica, que ha aceptado sin examen ciertas venerables y jerarquizadas oposiciones insinuadas en la obra del poeta. Sea ejemplo la distinción símbolo-alegoría. ¿No se ha sostenido durante treinta años que el símbolo es la sustentación única de la estética de Ramos Sucre, invocando para ello el texto “Sobre la poesía elocuente” (“La imagen siempre está cerca del símbolo o se confunde con él”) y con ello contradiciendo al mismo tiempo el anhelo de fundir los contrarios que supuestamente caracteriza dicha estética? Sería necesario explicar por qué tan elemental paradoja no ha perturbado a la crítica. Esto menos para indicar desaciertos que para comprender los efectos cuasi dialécticos —y luego diremos mejor sacrificiales— de textos como “El disidente”, “Duelo de arrabal” o “A un despojo del vicio”.

Esa tarea es aún más ineludible si se toma en cuenta que Tzvetan Todorov, fundamento de la canónica posición crítica sobre el símbolo en la obra de Ramos Sucre, se interesó por las ideas del interesante y desconocido Karl Solger, para quien “símbolo y alegoría se caracterizan por una reunión de los contrarios”. Para Solger, escribe Todorov, símbolo y alegoría sólo se diferencian en que “la alegoría es más bien un desgarramiento y el símbolo un acuerdo”.

Dicho en otras palabras, “los contrarios . . . están presentes en una y otra parte, pero la dualidad es más fuerte en la alegoría y está más armoniosamente rearsobida en el símbolo”. Opinión que reitera poco después: “los contrarios pueden estar armoniosamente unidos o bien estar copresentes en su irreductibilidad esencial”; lo primero es propio del símbolo, lo último, de la alegoría. Todorov reconoce que Solger “aporta una contribución original . . . al menos a la articulación y sentido de los dos términos, símbolo y alegoría”, aunque advierte que el alemán no tiene “una deuda evidente y directa con la doctrina estética de los románticos”.

Solger esboza una manera distinta, originalmente dialéctica, de aproximarse a la oposición romántica entre símbolo y alegoría: reunión de contrarios armoniosa o irreductible, reunión como desgarramiento o acuerdo. Tal criterio puede igualmente servir para analizar otras oposiciones en los textos de Ramos Sucre.

Subrayo que mi intención no es invertir la evaluación canónica del símbolo y la alegoría, o de otras oposiciones ramosucreanas. No quiero colocar la alegoría donde antes estaba el símbolo, el bien donde el mal, o la luz donde la oscuridad. Quiero más bien sobrepasar o desplazar las oposiciones sin abandonarlas, ir un poco más allá de ellas para interrogarlas y examinar y trabajar con su dinámica e interacción sin sujetarme a ellas totalmente. Quisiera, en suma, no incurrir en la equivocación de Mefistófeles, “antecesor de Hegel, obstinado en ejecutar la síntesis de los contrarios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: